La 21, Barracas

Film del director Víctor Ramos – Argentina, 2009

Presentada por S.O.S. Discriminación Internacional con la Fraternidad del Sur, una escuela de cine que funciona en la Villa 21-24, de Barracas.

La 21, Barracas es una historia de amor, traición y violencia que se asemeja mucho a los dramas humanos de las tragedias griegas, sólo que aquí no hay dioses que manejan caprichosos los destinos de los hombres ni la fatalidad es la última palabra. Está presente, sí, el ambiente de la villa con toda la crudeza de un lugar en el que aparentemente el orden, la belleza, la vida, están ausentes y, la violencia y la venganza, son los dueños.

La diferencia con las tragedias griegas está en que   el destino fatal no es la última palabra. Es significativa, en este sentido,  la escena de la procesión  religiosa que el protagonista mira con  dolor y la canción que acompaña el final como un ritornello constante, indicando discretamente, la posibilidad de redención para estas vidas.

Desde el nombre de la película –La 21, Barracas, tal como se conoce a esa villa de emergencia de la zona sur de la ciudad de Buenos Aires-, los escenarios –los naturales de ese barrio- y la condición de residentes de ese lugar de los protagonistas, comunican al espectador desprevenido que lo que narra este film es la realidad cotidiana de la villa.

Hombres y mujeres que sufren, aman, trabajan, rezan y se divierten y que intentan salvaguardar ciertos códigos de honor en medio de la violencia en la que están inmersos. Personas en las que, provocadas por un hecho trágico, surge la exigencia de justicia que, aunque desordenada, iguala a los que pertenecen y se enfrentan a bandos enemigos.

Un mensaje contra la violencia, sin juicios de valor, ni alegatos, que pone en evidencia la ausencia del Estado, como garante de los derechos mínimos de convivencia social. La sucesión de los hechos de agresión entre las bandas protagonistas, que tienen un origen falso,  y su resolución, marcan lo absurdo de la venganza y la furia.

Una película de mucha calidad cinematográfica y éste no es un detalle menor si se tiene en cuenta que los actores son los vecinos del barrio, no hay actores profesionales, y que se ha filmado con un bajo presupuesto. Es de destacar la actuación del joven Julio Zarza quien,  si bien se inició hace pocos años en las artes dramáticas, logra sostener un personaje dramático  a lo largo de todo el film; el ritmo narrativo intenso y ágil;   la música (raps, cumbias y clásica) que acompaña el desarrollo de la historia como  un narrador omnisciente que revela lo más íntimo de los personajes.

En definitiva, una película que vale la pena ver. Aproxima al espectador a una realidad cercana geográficamente pero que se desconoce y describe la experiencia existencial del deseo de justicia sellada en cada corazón humano.

Gloria Candioti

Anuncios
Comments
One Response to “La 21, Barracas”
  1. mónica germanier dice:

    Hola!

    Resulta muy interesante la reseña y da muchas ganas de verla. Por favor digan en dónde? Muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: