Los dioses inútiles, de Alver Metalli

Desde la primera escena, la batalla de Grijalva  contra Quahcóatl, Alver Metalli  nos hace participar en la gesta de Cortes: Desde Cuba hasta Tenochtitlán, la  ciudad del lago cuna del imperio  de Moctezuma, en medio de avances,  luchas, alianzas, traiciones y de la mano de un narrador que vive su propio drama de padre que ha perdido el hijo, el lector de “Los dioses inútiles” participa de  la aventura de estos españoles, que  comandados por Fernán Cortés, llegaron al nuevo mundo.

“Los dioses inútiles” es una novela que no cae en la trampa de  la leyenda negra ni en una visión idealista de la conquista de América.  Los personajes que protagonizan este relato son  soldados pero ante todo hombres, que movidos por distintos objetivos, se lanzan a la aventura de conocer, de desvelar los secretos de una nueva tierra.

“Pero si la mayoría no eran hombres intachables, eran sí gente de valor … el coraje los hacía aptos para aquella expedición. Los soldados no queríamos tierras y no íbamos en busca de noticias, sino de oro por encima de todo; y de piedras preciosas y de perlas y de cualquier otra cosa que nos permitiera vivir como señores por el resto de nuestros días. …Queríamos ser ricos,  ¡quién puede culparnos! Pero tampoco deseábamos contrariar  a sus majestades, el Rey Fernando y la reina Isabel, que habían dispuesto que los indios de las islas del Nuevo mundo vivieran libres y no fueran oprimidos sino instruidos en la santa fe y gobernados con justicia. ” (pag. 46)

 

La novela describe la expedición comandada por  Cortés  entre los años 1519 y 1521 que culmina con el sitio de Tenochtitlán y la rendición de los mexicas.  Cortés guía esta expedición con el deseo de conocer “el secreto de esos lugares, las riquezas que esconden, cómo viven esos hombres, qué piensan, si pueden convertirse en cristianos y buenos súbditos…”.

A medida que avanza la narración, se perfila el  personaje  de Fernán Cortés  como un comandante valiente y audaz, como un estratega sagaz, como un capitán cruel algunas veces y piadoso otras. Un hombre que no cederá ante nada por cumplir su tarea inicial a la que se le sumará  la conquista de Tenochtitlán, sede de Moctezuma, emperador de los mexicas, quien construyó su imperio sojuzgando a otras tribus para esclavizarlos y ofrecerlos como  sacrificios humanos a los ídolos. Cortés entiende esta nueva tarea como una forma de servir a Dios, cumplir los deseos de los Reyes de España y procurar la libertad de pueblos sometidos.

Mientras los acontecimientos se suceden, el lector también conoce los puntos de vista  que los protagonistas  tenían acerca del tratamiento de los indios en el nuevo mundo. Distintos matices para un mismo ideal.

A Cortés y a todos sus compañeros les espanta el rito de sacrificio humano y la esclavitud que Moctezuma y los mexicas ejercían sobre los otros pueblos. No podrá haber amistad entre ellos, sostiene el capitán, hasta tanto abandonen esa práctica aberrante. Instruirlos en la fe era necesario.

Fray Olmedo  afirma “que no era justo hacerlos cristianos por la fuerza, sino por medio de la doctrina y la enseñanza de la verdad.”  Cortés indica la urgencia de que lleguen muchos frailes  para rescatar esas almas

Otros personajes muestran otra idea: la de vivir con ellos, hacerse uno de ellos, por ejemplo Gonzalo Guerrero o Santiago, hijo del narrador. El primero se ha “convertido en indio”, ha tenido que hacerlo para sobrevivir pero finalmente adopta esa nueva vida. Santiago, en cambio, ha desaparecido en la primera batalla y no se encontró el cuerpo. A lo largo de la novela, el padre, con su recuerdo, irá tejiendo un retrato de este muchacho, deslumbrado  por Cortés pero también fascinado por los frailes predicadores de La Española. Finalmente, a través de un diario que llega a manos del padre nos  enteramos de  “que vive con los indios una existencia ordenada y pacífica….” , le pide renunciar a esta empresa antes de que sea demasiado tarde porque no es lícito para los cristianos someter a gente indefensa.” “La concordia entre unos y otros y creo que a eso se podrá llegar en menor tiempo y mayor facilidad con la palabra y no con la espada”

En definitiva, una novela que atrapa desde  el comienzo, que  tiene la habilidad de involucrar al lector no solo en las aventuras de los españoles en las nuevas tierras,  sino también en una comprensión más acabada de lo que movió a estos  hombres,  que se  embarcaron siguiendo a   Cortés en la  empresa de la   conquista de un nuevo mundo.

“Los dioses inútiles” tiene el valor de un documento histórico porque  brinda una mirada  realista sobre la conquista y los comienzos de la evangelización de América sin temor de mostrar a esos hombres movidos por grandes ideales, por motivaciones mezquinas, capaces de sufrir, de pecar, de redimirse y de buscar la verdad  provocados por una realidad nueva.

Gloria Candioti

 

 

Los dioses inútiles se puede adquirir en las principales cadenas del país o solicitar en Editorial Biblos (www.editorialbiblos.com.ar, ventas@editorialbiblos.com)


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: