Hombres de Dios

di Lucio Brunelli

Del film Des hommes et des deux (“Hombres de Dios”) escribimos la primera vez en la vigilia del festival de Cannes. Se esperaba una película de investigación que arrojase una luz nueva sobre la matanza de los siete monjes franceses de Tibhirine, Argelia 1996. Nuevos elementos emergidos de las investigaciones ponían en duda la versión oficial que atribuía los asesinatos a los fundamentalistas del Gia. La destitución del ex-agredado militar de la embajada francesa en Argelia generale Buchwalter, en junio del 2009, revelaba un nuevo escenario inquietatante: los monjes raptados por un grupo islamista disidente y asesinados por “error” por las fuerzas especiales argelinas. Esta versión no convencía. El padre Armand Vielleux, ya procurador general de los trapenses, el último cofrade en visitar la comunidad de Tibhirine pocas semanas antes de la matanza, hombre valiente que no ha dejado de buscar la verdad: “Y si la muerte de los monjes no fue un error, sino la decisión de poner fin a un asunto que duraba demasiado tiempo? Y si la historia contada por el militar Buchwalter fuese solo una deformación?”. El Padre Armand, ahora abad de Scormount, en Belgica, que en los últimos años fue objeto de muchas intimidaciones Recogió sus dudas en un dossier que se encuentra en el sitio de la abadia (http://www.scourmont.be/Armand/writings/le_point_sur_tibhirine.htm)

 

La vida más que la muerte

Cuando supe que el film rozaba apenas estos temas, me desilusioné. Temía que fuera un film “espiritual”, sin realidad, hagiogràfico. Me equivocaba. Como a menudo se equivocan los periodistas. El film es extraordinario justamente porque habla de la vida de los monjes más que de su muerte. La vida cotidiana: la oración, el canto, los trabajos agrícolas, la asistencia médica, la amistad simple con la gente de una ciudad enteramente musulmana. La vida contada dentro del contexto real de aquellos años, la guerra civil argelina, la decisión dramática para tomar: permanecer o abandonar aquella tierra. Si hubiese sido un “film inchiesta” sobre la muerte de los monjes hubiera dejado al final solo un sentimiento de amargura o injusticia. En cambio, salí del cine atraído y emocionado por la belleza de la vida de estos hombres. La gracia es la verdadera protagonista del film. Una gracia capaz de producir humanidad.

IPSE DIXIT “De adolescente vivía con una tía que había sido religiosa. Ella me decía siempre: Verás, un día será tocado por la gracias. Y haciendo este film todos nosotros hemos percibido una forma de gracia.” (Xavier Beauvois, director del film «Hombres de Dios»)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: