Las crónicas de Narnia: La travesía del viajero del alba

La tercera película de la saga basada en las Crónicas de Narnia de C.S.Lewis  es una muy buena realización cinematográfica, dirigida por  Michael Apted , que  nos permite reflexionar  acerca de la condición del hombre y de lo que nos hace más humanos.

 

En el contexto de la Segunda Guerra Mundial y separados de sus hermanos mayores, Edmond y  Lucy  vuelven a Narnia. Su primo Eustace los acompaña accidentalmente. Se encuentran con el Rey Caspián que en el “Viajero del Alba”  busca a los señores de Narnia, perdidos durante el reinado de su padre. Los protagonistas pasarán por varias aventuras  para liberar a las islas de los hechizos de la Bruma, símbolo del mal que acecha.  Para esto deberán buscar las siete espadas de los señores de Narnia.    La historia es sencilla y sigue el tradicional camino del héroe, propio de este tipo de films, pero lo más  interesante es la profundidad que el director Apted logró en los personajes.

 

Cada uno de ellos se mueve por el deseo de bien y por el compromiso en cumplir una misión para la que han sido elegidos. En este recorrido, lucharán  contra el mal, que tratará de apoderarse de ellos tentándolos con el deseo de la belleza, del poder, del dinero. “Deberán derrotar  la oscuridad interior para derrotar la exterior” les dice el mago encargado de aclarles cual es la verdadera  y peligrosa empresa  que deben cumplir.  Así, Lucy será tentada con la belleza; Caspián y Edmond se enfrentarán por el poder y el privilegio de ser el primero. Edmond y Eustace sufrirán  la tentación del dinero. Saldrán vencedores porque siguen el deseo de bien que hay en sus corazones, porque escuchan a sus amigos que nos les permiten traicionarse a ellos mismos  y  porque el encuentro con Aslam les ha marcado la vida.

 

Eustace, un chico que prefiere los libros de información y se burla de sus primos que hablan de Narnia,  será héroe  a pesar de sí mismo. Sufrirá una transformación en dragón, imagen de la valentía y el coraje que tiene dentro.  Vivirá su propia aventura y se convertirá en más humano  gracias a su decisión de ser protagonista y a Aslam que lo salva, pero este no le ahorra su decisión y su trabajo. Reepichheep le dirá “tienes un destino extraordinario.  Algo mucho más grande de lo que piensas.” Esta será la decisión a la que Eustace se enfrenta: sucumbir a su  miedo y a las tentaciones que sufre, seguir como es o aceptar el desafío de un destino en el que nunca había pensado.

 

Reepicheep es el personaje que despliega una visión  positiva  sobre los hechos y las personas. Este  simpático personaje será el que acompaña a  Eustace en su camino, alentándolo,  confiando en la grandeza interior de este muchacho devenido dragón.

El que dirá que nada es más grande que un poco de fe. El que no duda en defender y dar la vida por sus reyes;  el que quiere conocer la Tierra de Aslam, la tierra prometida,  mucho  más que el deseo de honor y participar de las batallas que son la razón de sus acciones.

 

El encuentro con Aslam, que en el mundo de Narnia creado por Lewis simboliza a Dios,  un personaje que aparece poco pero que siempre está presente, pondrá a los protagonistas principales  frente decisiones que definirán su vida para siempre: Edmond y Lucy no volverán a Narnia, deberán buscar a Aslam en su propio mundo. “Allí tengo otro nombre. Tienen que aprender a conocerme por ese nombre. Éste fue el motivo por el que se los traje a Narnia, para que al conocerme aquí durante un tiempo, me pudierais reconocer mejor allí”, les dice Aslam.

Caspián se encontrará ante la disyuntiva de volver a ver su padre  o aceptar el reino y su pueblo como un don al que debe responder.

 

En definitiva, “La travesía del viajero del alba” es una película que al mismo tiempo que entretiene, muestra  en  imágenes  la condición en las que nos encontramos todos. Hombres que desean lo grande pero se dejan seducir por aspiraciones  aparentemente más reales que el anhelo de infinito y la pasión por  el cumplimiento personal. Personas que todos los días  deben entablar una lucha contra el propio mal y sus consecuencias en el mundo. Hombres que se enfrentan, en el medio de su vida cotidiana, con la misma decisión  que los protagonistas: reconocer a Quien es la verdadera fuente de bien y felicidad y aceptar la vida como un don.

 

Gloria Candioti

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: