Heridos por la belleza, Javier Magistris

Compartimos la intervención de Javier Magistris, durante el encuentro realizado el 26 de marzo 2015 en Buenos Aires.
Agradecemos al autor por su generosidad.

 

¿Será la belleza, lo bello o las cosas bellas lo que nos hiere?

No me siento cómodo en el mundo de las ideas, de las esencias. Sí me hallo en el azar de perderme y encontrarme entre objetos ajenos, el recuerdo de objetos perdidos, entre rostros amados y otros desconocidos, calles inhóspitas o paisajes que me cambiaron para siempre.

Por eso me incomoda felizmente el lema que nos convoca.

No sé qué idea común sobre la belleza puedo deducir, de aquellos primeros poemas de Machado, Borges, Li Po, Lorca, Pizarnik, Leopardi, Quasimodo. Pero guardo perfectamente como un tesoro la impresión profunda de emoción que me produjo la lectura de sus textos.

Por otro lado, he visto nacer y morir tantas personas, algunas muy cercanas; he visto a esta ciudad destruirse y construirse tantas veces; he visto desintegrarse y reconstruirse nuestra sociedad una y otra vez;  vi transformarse la cuadra donde nací en un mapa planetario satelital para internet; me metí tantas veces en el mismo distinto río cada vez que me es imposible llegar a la conceptualización que implica la belleza.

Quiero decir con esto que prefiero ese estas o andar arrojado –que es conciente de que al Sentido hay que ir armándolo día a día- porque la precariedad nos atraviesa y eso implica una apertura a lo cotidiano sin prevención ni cálculo.

La inocencia de experimentar todo como si fuera la primera acumula, construye una pequeña memoria personal que desmiente o relativiza cualquier posteridad, ubica al mundo y tu vida en la perspectiva de una gramática sin importancia pero que pone la pausa necesaria a la velocidad irresponsable de una sociedad súper informada, informatizada ¿idiotizada?

Componer mirando a través de la ventanilla del colectivo mi propio cuadro a la manera de El Bosco con el paisaje ciudadano, que el modo en que la luz pega sobre la copa de un árbol en otoño rememore una composición de Dino Saluzzi, escuchar los versos de Almafuerte al ver la actitud noble de un ser humano innoble o que una canción de Almafuerte me permita revalorizar el don de los muchos y muy buenos amigos que me protegen, son correspondencias que justifican darle al mundo un día más de chance.

Pero por qué decir que la belleza nos hiere; por qué suponemos eso. ¿Qué es lo que nos hiere en todo caso? Hay algo de desorden en la aparición de lo bello. Esa revelación que a veces es inminencia de una revelación, desintegra los aparentes sólidos fundamentos de la realidad. Te obliga a ver y como decía Octavio Paz, si ves, nunca más podés cerrar los ojos.

Pero creo que no es eso. Humildemente, quiero proponer una idea: la belleza (las cosas bellas) hiere porque nos recuerda nuestra finitud. No es posible experimentar la belleza (¿de todo?) sin la noción de tiempo, sin la certeza de la finitud ni la sensación del valor efímero de esa experiencia. Tiene algo de triste, tal vez desolador, pero entiendo que también propone una mínima ética donde se celebra la virtud de lo humano.

Quiero terminar con un poema de Javier Adúriz, notable poeta argentino fallecido en 2011, que concluye con una pregunta sobre la experiencia que me parece fundamental.

 

¿Oís el río?

 

¿Oís el río, Okusai? No está lejos.

 

Tiene el sonido ambiguo de la vida.

Son como cascotitos limpiándose

con la corriente, algo múltiple.

 

Presta atención. Detrás del ruido

se ve el nacimiento rudo de las cosas,

eso íntimo, desesperado casi, casi

enorme en su nimiedad.

 

¿Oís, Okusai? ¿Ves? No necesito

que me pongas esa cara de tintorero

feliz. Dejate ir nomás, un poco.

¿O vinimos nada más que para esto?

 

Javier Magistris

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: